Archivo de la etiqueta: Lectoescritura

¡Feliz y literario día del padre!

Estándar

¡Feliz día a todos los papás! Como en nuestro cole no es tradición hacer manualidades para el día del padre o la madre, toca acometer la tarea en casa. Porque no es de rigor dejar sin “premio” a alguien que está dando el cayo todo el año, ¿o no?  Este año no me ha hecho falta tomar la iniciativa: R ya tenía ideado el “regalo” desde el principio. ¡Un cuento! ¡Como se nota que vive en una casa llena de filologos! Él solito se lo guisó y lo comió. Aquí está su gran creación que, por supuesto, ha hecho las delicias de su papá.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si R, pasó su fase en que todo lo dibujaba, ahora está en la fase en que todo lo escribe. Aunque el dibujo, como puede advertirse, sigue acompañando. Lo importante es que, nuestro “genio”, sigue creando, independientemente de la técnica. ¡Feliz día para todos!

 

Anuncios

Lectoescritura con sentido: practicando con los Reyes Magos

Estándar

Sí, es un poco pronto para ponerse con estos menesteres, pero como ya se sabe, en los asuntos infantiles hay que trabajar a demanda. A está comenzando en el cole a trastear con la lectoescritura y, además, tiene la motivación de ver a su hermano mayor, R. Así todo va más rápido claro. También cogerle el tranquillo al asunto de los RRMM hace que cada año empecemos antes con ello, así que… ¿por qué no hacer casar ambos intereses? Comenzamos ojeando catálogos de juguetes con A y O (R no necesita ver catálogos; ya tienen clarísimo qué va a pedir) y fijándonos en cómo se escribe cada nombre. Cuando ya ha rodeado lo que quiere, ¡comenzamos con la escritura! Se atreve sin que le digan nada con su propio nombre, pero admite sugerencias sobre cómo debe comenzar una carta, lo que nos sirve para hablar sobre las convenciones de la escritura epistolar.

A escribiendoDespués  del “Queridos Reyes Magos: ” seguimos añadiendo palabras. Cada vez le es más sencillo identificar los sonidos y su equivalencia con las letras (ya se las sabe casi todas). Esto técnicamente se llama “conciencia fonológica”. Así que vamos poco a poco descomponiendo las palabras por sonidos, para que vaya tomando conciencia de cómo se construyen. Se nota que le cuesta, pero es un reto que no le cansa, le estimula. Al final, ¡sea atreve hasta con el sobre!

carta de AO, claro, se deja querer, y solo aporta su nombre (escrito entre las dos) en la carta. R, por supuesto, no se conforma con una carta y les escribe también un cómic (vaya a ser que los RRMM se piense que este año ha “trabajado” poco).

carta de RAl día siguiente, echamos la carta al buzón…  ¡Cuánto hemos practicado sin darnos cuenta! ¡Ha sido tan útil el esfuerzo! ¡Ya estamos listos para esperar los regalos!

Trabajo por proyectos: civilización egipcia

Estándar

Muchos habréis oído ya hablar de los beneficios del trabajo por proyectos. Para los que no:

1. Una visión política vinculada a la democracia radical, donde la ciudadanía se erige en protagonista activa en la toma de decisiones respecto a los asuntos que les conciernen. De igual modo, en la escuela el alumnado expresa libremente su voz y aprende a tomar decisiones y responsabilidades

2. Una visión educativa, que considera a la institución escolar como parte de una comunidad de aprendizaje abierta, donde los individuos aprender con y de los otros, donde la investigación sobre lo emergente tiene un papel fundamental en estos intercambios. 

3. Una visión curricular basada en el currículo integrado transdisciplinar, donde las decisiones son fruto de un diálogo continuo con el conocimiento, las distintas realidades, los centros y los sujetos, y no resultado de una imposición de la Administración, plasmada en los libros de texto o condicionada por los intereses profesionales del profesorado. 

4. Una perspectiva del conocimiento que estimula el deseo continuo de investigar y aprender del alumnado, dentro y fuera de la escuela, con la lupa puesta en la complejidad del conocimiento vinculado a una mayor comprensión de la realidad. 

(Fernando Hernández y Montserrat Ventura, La organización del currículo por proyectos de trabajo, Barcelona: Octaedra, 2008)

Este modo de enfocar los contenidos está cada vez más en boga en Infantil y muchos colegios, públicos y privados, lo están adoptando con grandes dosis de valentía y honestidad profesional, puesto que para el maestro implica trabajar mucho más (recordemos que no se trabaja con libros de texto sino con los materiales que prepara el propio maestro). Sin embargo, los resultados son tan asombrosos que convencen al más perezoso.

Para empezar, se trata de testar los intereses de los niños mediante una asamblea, preguntarles a ellos mismos sobre qué quieren trabajar. Las respuestas, obviamente, serán de lo más peregrinas y divergentes: dinosaurios, superhéroes, piedras preciosas, lunares o cocodrilos. No importa, si partimos de sus intereses, contamos con su motivación y el trabajo va a ser mucho más provechoso y rápido que si tenemos que embutirles los conocimientos, como si en vez de hablar de niños estuviéramos hablando de salchichones… A continuación, el maestro debe idear una serie de actividades sobre el tema elegido por los niños donde se trabajen de manera integrada (y no como compartimentos estancos como suele ser la habitual transmisión por asignaturas) todas las áreas de Infantil: Conocimiento de sí mismo y autonomía personal, Conocimiento de entorno y Lenguajes: comunicación y representación.

El maestro debe sugerir más que enseñar: muestra los materiales pero son  los niños los que sacan las  conclusiones. Él, pues, será un guía en ese aprendizaje en el que los niños avanzan en los contenidos por sus propios medios y cada uno a su ritmo. Esto no significa, como digo, menos trabajo para el maestro. Al contrario, tener el tacto, la sensibilidad y la creatividad para buscar y elegir los materiales y actividades ideales para el proyecto; ir guiando a los niños no cayendo en la tentación de intervenir demasiado; solo lo justo para desencallar a los que se atascan y dar alas a los que quieren volar y teniendo la escucha suficiente para advertir cuando el tema se agota y llega la hora de pasar al siguiente. Un referente en todo esto es la maestra y psicopedagoga Mari Carmen Díez Navarro, que en su libro El piso de abajo de la escuela, nos cuenta el día a día con sus niños en la Escuela Infantil donde trabajan amparados por esta metodología.

Dentro de nuestro plan de verano surgió la idea de trabajar sobre la civilización egipcia. R había estado leyendo en el cole la historia de Cleopatra, Marco Antonio y César y había quedado muy impresionado (a todas las edades nos atrae lo culebronesco…). Aprovechamos el tirón; sabiendo además que en Madrid teníamos a nuestra disposición la magnífica exposición Animales y Faraones en el CaixaForum Madrid que podía ser una inmejorable guinda para nuestro proyecto/pastel.

Han sido dos semanas donde de manera natural hemos ido introduciendo conversaciones y actividades sobre Egipto. R nos contó todo lo aprendido en clase sobre la reina de Egipto, el río Nilo y los dioses. Vimos en familia las fotografías del viaje que G y yo hicimos a Egipto hace unos años: R quedó muy impresionado al saber que habíamos estado dentro de una pirámide; también les impresionó que los egipcios de hoy ¡¡¡vistieran normal!!! Vimos todos juntos Astérix y Cleopatra (desde luego no suele haber lección de historia más amena que las que nos traen Goscinny y Uderzo). La abuela A les regaló muy oportunamente un libro sobre la civilización egipcia y de ahí sacamos nuestros nombres traducidos al “jeroglífico” que ahora adornan las puertas de nuestros cuartos:

DSCN0472

DSCN0473

Y por fin, llegó el momento de visitar la exposición. Hay que decir que el secreto de nuestro éxito, en este caso, se debe que a previamente G y yo habíamos visitado la exposición. A nivel “adulto” nos pareció magnífica, pero nunca se me hubiera ocurrido lo buena que podía ser para los niños hasta que la insertamos dentro del proyecto de Egipto. Hay que decir también que CaixaForum se esmera siempre en que sus exposiciones no solo sean visuales sino toda una experiencia sensorial. En esta nada más entrar, te dan la bienvenida los “divinos” animales disecados y al fondo se ven unos paneles en forma de columna que dan la sensación de estar en el mismísimo templo de Luxor. Además, de disfrutar de los animales esculpidos, la exposición tiene su punto macabro, tan del gusto infantil, con las momias de gatos, cocodrilos, ibis, etc. Y al final, una sala especial para los niños donde pueden diseñar su propio dios-animal u objeto zoomorfo, además de jugar con un programa interactivo.

A diseñando su hipoáguila

A diseñando su hipoáguila

R dibujando su hipocabra

R dibujando su hipocabra

Nunca nos había pasado que nos echaran de una exposición… ¡por el propio interés de los niños que no querían moverse de allí!

Con el proyecto de Egipto los niños han aprendido Historia, han practicado la lectoescritura con sentido, han valorado y creado obras artísticas, han puesto en práctica la comunicación oral, han aprendido nuevo vocabulario… ¿alguien da más?

El Ignorante: blog-diario de las vacaciones

Estándar

Nuestro “plan de vacaciones”  va dando su resultado. Mientras grabamos el corto de futbolistas y R se queja de la peluca y A de la camiseta que deben llevar (cual estrellas hollywoodienses…) avanzamos en otros frentes. El primer resultado es el blog-diario de los niños. Ellos fueron los encargados de nombrarlo: El ignorante. Muy adecuado dada la ocasión. Lo diseñaron ellos mismos (con algo de ayuda técnica).

elignorante

Todos los días compramos un periódico y los niños lo ojean en busca de alguna noticia que les llame la atención. Los primeros días, aprovechamos de nuevo para hablar de las secciones de un periódico, de las partes de una noticia, etc. Luego les dejamos que “leyeran” libremente (censurando algunas noticias, la verdad, siempre es demasiado pronto para aprender algunas cosas…) y cada día deben seleccionar dos noticias. Ni que decir tiene que los primeros días lo que más llamó su atención fueron las noticias de deportes y los chistes gráficos. Pero poco a poco se han ido interesando por otros aspectos, sobre todo cuando la foto que acompaña a la noticia es especialmente impactante. Por otro lado, están aprendiendo, a su manera, a redactar noticias de su propia vida, de su verano.

clase de informatica

A parte de relacionarse con las “nuevas tecnologías”, empaparse de algo de actualidad (A me preguntó el otro día en el autobús que a quién iba a votar, “si al PP o a a Podemos” y R comentaba ayer que a él no le gusta el Real Madrid porque es el equipo de Mariano…), practican la lectura y la escritura con sentido. Están deseosos por ver desde dónde han visto sus entradas cada día. Es fascinante para ellos saber que les “leen” en EEUU, en Argentina, en Alemania o Bélgica. Y cuando llega un  comentario… ¡entonces sí que entran en éxtasis! (y no es ninguna indirecta…).

El pringoso: el periódico de los niños

Estándar

DSCN0049Hace unos meses aparecieron por casa unos sellos con las letras del abecedario.

DSCN0046Podían servir simplemente para estampar letras aquí y allá (y es para lo primero que se les dio utilidad, claro está). Pero lo que tienen las letras… ¡si las juntas, salen palabras como por arte de magia! ¿Quién podría resistirse? Letras que sirven para darle cuerpo a un nombre, para escribir un conjuro o para formalizar una promesa (¡que nos lo digan a los adultos!).

Después de muchos tanteos acabamos haciendo, ¡un periódico! Algo que, dicho sea de paso, nos sirvió para fijarnos y charlar un rato sobre qué es un periódico de verdad, qué función tiene, qué nos cuenta, cómo está configurado, etc. Y luego nos pusimos manos a la obra. Nuestras noticias, claro está, no fueron tan serias ni tan trascendentales. Pero no por ello tenían menor calidad: fueron más bien ejercicios de escritura creativa, un “fluir de la conciencia”.

DSCF4350

Pero tenían su titular y su cuerpo de noticia y ¡hasta su sección de pasatiempos con una sopa de letras sobre animales!

DSCF4352

R, practicó la lectoescritura con sentido, con una finalidad evidente, tangible (y tan tangible… ¡la tinta nos duró en las manos unos días!). De paso, hablamos sobre cómo se componían los textos con las primeras imprentas (con caracteres móviles como los nuestros…). Y A, que ya está muy interesado en las letras, hizo sus primeros pinitos construyendo palabras bajo la atenta mirada e indicaciones de su hermano mayor.

DSCF4347

Y así fraguamos el primer ejemplar de El pringoso (¡no podía llamarse de otra manera después de cómo acabaron el mantel y nuestras manos!).

Wait a minute, Mr. Postman: buzones personales para practicar con sentido la lectoescritura

Estándar

La escritura y la lectura son una necesidad aunque rara vez se plantean así. Ya hemos hablado otras veces de cómo en las aulas se pervierte un poco esta máxima, por motivos varios en los que ahora no vamos a volver a entrar. Me interesa ahora demostrar cómo los padres podemos intervenir en ese proceso de aprendizaje de la lectoescritura, haciéndoles ver a nuestros hijos la perspectiva más útil, fascinante y divertida de la lectoescritura.

La idea de crear buzones particulares para todos los miembros de la casa me la dio, de nuevo, una de mis alumnas del Grado de Educación Infantil. ¡Si es que son un portento! Me pareció una idea maravillosa para insertar una dinámica muy bonita en casa: escribirnos cartas entre todos. De paso que R practica la lectura y la escritura sin darse cuenta, aprende a comunicar sentimientos, sensaciones, en fin, “contextualizarse”. Ya se sabe que rara vez uno consigue el mismo nivel de acierto y atrevimiento en la expresión oral que con la escrita. Basta ponerse con un papel delante para decir cosas que con la voz nunca se nos hubieran ocurrido.

Por otra parte, esto es algo que se intuye enseguida. R, ya había tenido en más de una ocasión el impulso de poner por escrito cosas que no pueden ser expresadas con la papabra oral. Atención a este conjuro que escribió porque su hermano A le estaba molestando:

ImagenMucha veces también nos escribe cartas o cómics cuando estamos trabajando encerrados en el “despachito” de casa (con un acertado instinto de que en esos momentos estamos “más lejos” de lo que parece y de que la carta puede aliviar la espera y acortar la “distancia”) y nos las entrega en cuanto salimos. Así que la idea de los buzones fue muy bien recibida. Basta una caja de cartón rescatada de la bolsa de reciclaje (por ejemplo, una de cereales), una pequeña abertura para insertar las cartas y un cartel que indique a quién le pertenece el buzón:

buzon niños

 Para que la correspondiencia fluyera pusimos dos, claro: uno en la puerta de la habitación de R y A y otra en la que nosotros compartimos con la pequeña O.

En seguida empezamos a recibir conjuros, listas, cómics, dibujos por parte de R y dibujos y más dibujos de A porque, al fin y al cabo, el dibujo es otro lenguaje igual de válido (y si no que se lo pregunte a Maito Panduro). Correspondimos con las mejores intenciones: es difícil poner la creatividad de un adulto a la altura de la de un niño.

En todo esto hay que agradecer la colaboración de los abuelos que se han entregado a la correspondencia epistolar con sus nietos de una manera más que loable, enviando joyas como estas (de las que se merece una mención especial el herbario del abuelo U):

abuelaabueloDSCF3712

La lectoescritura tiene sentido, ¡vaya que si lo tiene! Aunque a veces en nuestros intentos de enseñársela se nos olvide hasta nosotros.

La magia de la lectoescritura: actividades divertidas para casa (III)

Estándar

Y la última entrega de actividades creativas para casa, con algunos recursos web y libros recomendados.

• Comprender y escribir más allá de la palabra aislada:

1. Sintaxis de imágenes: para comprender bien la estructura de la frase, se pueden leer frases de imágenes:

AAJeroglífico

Imagen extraída del libro El niño que habla (el lenguaje oral en el preescolar) de Marc Monfort y Adoración Juárez Sánchez

Si estas imágenes se pueden leer como “El niño mira la manzana”, podemos ir sustituyendo cada imagen, una a una, por sus palabras escritas. De este modo es fácil comprender cómo se juntan las palabras, y cómo la escritura representa el lenguaje hablado.

2. Mamá, hago tebeos: completar el texto de un cómic, escribiendo en sus bocadillos. Podemos fotocopiar una página de uno que tengamos, cubriendo el texto con trozos de papel, para que el bocadillo salga en blanco. También puede ser útil este recurso web. [La ventana de abajo a la derecha: Rellena bocadillos] En esta misma web pueden inventar cómics enteros, por ejemplo, transformando cuentos en cómic.

• Para escribir en otros soportes inusuales y otras lenguas:

1. Al tacto: escribir con el dedo sobre la arena seca, sobre la tierra húmeda, sobre la nieve, sobre un cristal empañado y sobre el aire. Escribir con el dedo mojado (en agua… ¡o en pintura!) sobre una superficie seca.

2. Desde el país de los Gormiti: aprender a escribir algo en otro sistema de escritura. Por ejemplo, un kanji japonés como el siguiente que significa “libro”:

Aaakanyi

Aquí tenéis una web para hacer nuestras propias fichas de lectoescritura.

Aquí podéis también descargar la fuente Edelfontmed, y algunas otras de cursiva ligada.

Estas actividades han sido extraídas de un conjunto de libros fiables de lectoescritura, utilizados por estudiantes de magisterio infantil. Dos de ellos han sido especialmente consultados:

* Díez de Ulzurrun, A. (2000). El aprendizaje de la lectoescritura desde una perspectiva constructivista. Vol. I: Textos funcionales y cuentos. Vol. II: Lenguaje publicitario, periodístico, del cómic, popular, poético y de la correspondencia. Barcelona: Graó.

* Fons Esteve, M. (2004). Leer y escribir para vivir. Barcelona: Graó – La Galera.

La magia de la lectoescritura: actividades divertidas para casa (II)

Estándar

Aquí tenéis otras tantas ideas creativas para practicar con los niños la lectoescritura en casa:

• Cuentos y otros textos:

1. Cuentos favoritos. Pueden escribir en una lista los títulos de sus cuentos favoritos. Si hacemos un mural con los días de la semana, pueden ir colocando los títulos en cada día, según qué cuento hayamos leído/contado cada noche/tarde. (Para niños previsores: en lugar de los cuentos leídos, pueden diseñar qué cuentos quieren que les lean/cuenten cada día de la semana entrante.)

2. ¡Prensa, prensa!: seleccionar la imagen que más les guste de un periódico (ay, cuidado con la sección de conflictos internacionales…) o una revista, y escribir un pie de foto que describa lo que se ve en la imagen. Se puede hacer con fotos de animales, y confeccionar un álbum, o un libro de imágenes para el hermanito/primo más pequeño (si se hace esto, incluso puede leérselo).

• ¿Por qué no poesía?

1. Tu nombre rima con…: inventar rimas oralmente con su propio nombre o el de otros (“Cuando canta Eva / llueve, truena y nieva”). Luego escribimos nosotros el texto (con letra cursiva ligada) dejando en blanco las palabras de la rima, que deben completar ellos. Comparar estas palabras, que terminan igual (“Eva” / “nieva”, en el ejemplo). (Se puede usar pauta.)

2. Adivina adivinanza: primero los padres escribimos y leemos una adivinanza. Cuando adivinen la solución pueden escribirla ellos en el folio cabeza abajo, y luego ir a leérsela/preguntársela a quien quieran, para ver si la adivinan. ¿Qué tal esta?: “Es tan alto como un monte / tiene trompa y no es bisonte”.

3. Mejorando a Gloria Fuertes: les copiamos un poema en un papel, salvo algunas palabras de final de verso. Lo leemos haciendo pausas en los espacios en blanco y ellos podrán completar y escribir lo que falta.

Cartas e imeils:

1. Querida amiga: escribir fragmentos de cartas a mano o a ordenador. Se puede hacer que escriba sólo “Querida X” y la firma, y luego cuente el contenido mediante dibujos, y en otras ocasiones vaya incluyendo la fecha, algunas frases, etc. También puede escribir la dirección o el remite. Por supuesto, hay que mandarla… ¡y esperar respuesta!

• Si la caligrafía le falla:

1. Alfabeto de lija: en un par de tardes se pueden recortar todas las letras minúsculas del abecedario en papel de lija, y pegarlo sobre cartulina. 5 cm de altura y 1,5 cm de grosor. Tipo cursiva ligada (la que usan habitualmente en los colegios). Repasar las letras con los dedos índice y corazón juntos, siguiendo la direccionalidad de la escritura, es súper útil. (Esta técnica la inventó la maestra italiana Maria Montessori.)

2. Que escriban todo lo que escriban guiados por una pauta: o doble (dos líneas paralelas que encuadran el cuerpo de la letra) o Montessori (4 líneas, como la que usan en su métodos).

(Si quieres leer más actividades divertidas pra practicar la lectoescritura en casa pincha aquí)

La magia de la lectoescritura: actividades divertidas para casa (I)

Estándar

Cuando nuestros hijos por fin aprenden a leer y a escribir… ¡qué milagro más maravilloso! Multitud de mensajes, hasta ese momento encriptados, se aclaran ante sus ojos y un mundo entero de posibilidades se abre para ellos: carteles, mensajes, cuentos…  Es normal, por tanto, que los maestros estén muy preocupados por afianzar los mecanismos de lectoescritura. El problema es que, no por falta de ganas sino a causa de la masificación en las aulas, los maestros prácticamente sólo pueden abordar esta tarea desde métodos poco creativos basados en la repetición. Sin embargo, nosotros los padres que en casa lo tenemos mucho más fácil podemos dedicarle algunas horas a practicar la lectoescritura con nuestros hijos de una manera mucho más creativa, ayudando así a afianzar los bases que asientan desde clase con sus maestros.

Aquí van, pues, algunas propuestas. La idea de muchas de estas actividades es que aprendan no sólo a escribir, sino también la utilidad de la escritura (lo que los pedagogos llaman funcionalidad y significatividad). Es decir: que por medio de la lectura y la escritura nos comunicamos, obtenemos información y nos entretenemos.

Nota previa: Deberíamos usar para estos juegos el mismo tipo de letra con el que están aprendiendo los niños, con la misma direccionalidad. En la mayoría de los colegios de España usan en clase una letra que se suele llamar cursiva ligada (o manuscrita o ligada a secas):

Alfabeto cursiva

• Con nombres: de su familia, de sus amigos, sus apellidos, los días de la semana…

1. Escribir haciendo las letras mayúsculas con plastilina. (Si se hace sobre cartón se puede colgar en una pared de su cuarto.)

2. Escribir haciendo las letras mayúsculas con palillos. (Si pegan las de su nombre sobre un papel pueden decorar su cama… y la del resto de la familia.)

3. “Medir” los nombres: contar las letras de cada uno y poner una piedrecita / botón por cada letra. Comparar la longitud.

4. Hacer un carnet. Puede ser del “Club [Apellidos de la familia]”, o de la policía, o de la biblioteca de casa, o del “Club de fans de Monster High”. Se puede hacer que escriban algunos datos suyos además del nombre y apellidos: fecha de nacimiento, color favorito, etc.

5. Escribir el nombre con letras recortadas, que han de buscar en revistas y pegar sobre papel.

• Comunicación difícil:

1. Las letras borradas en un mensaje: se les escribe algo que queremos que lean (una palabra, una frase…), pero borrando algunas letras. Ellos tendrán que reconstruir las letras que faltan escribiéndolas, para después leer el texto.

2. El ingrediente escondido: reunimos en una mesa todos los ingredientes necesarios para una receta (una ensalada, un zumo…), y escribimos en una lista sus nombres, menos uno. Ha de descubrir cuál falta y completar la receta escrita.

• Para esos días en que nos quieren ayudar:

1. Ayuda en la compra. Les dictamos algunos ingredientes que necesitamos para una receta. Ellos toman nota y tienen que hacerse cargo, cuando vayamos con ellos a comprar, de encontrar esos ingredientes en el supermercado e ir tachándolos de la lista.

(Si quieres leer más actividades divertidas para practicar la lectoescritura en casa pincha aquí)