Archivo de la etiqueta: Ecología

Jardinería de guerrilla

Estándar

“La agricultura de guerrilla es un término usado para describir el cultivo no autorizado de especies vegetales en terrenos baldíos públicos o privados. Para algunos de los que la practican, la agricultura de guerrilla es una manifestación política sobre los derechos de tierra; para otros, se trata principalmente de una oportunidad de embellecer y mejorar terrenos baldíos o sobrepoblados. La agricultura de guerrilla puede realizarse a través de misiones nocturnas secretas, o de manera abierta, en un intento por entusiasmar a otras personas en la idea de mejorar la comunidad”. [http://es.wikihow.com/hacer-agricultura-de-guerrilla].

Y esto… ¿puede hacerse con niños? ¡Pues claro! Ellos estuvieron encantados de colaborar en una acción tan gamberra pero con tanto sentido. No en vano les es muy familiar la historia de los niños jardineros que recuperan la naturaleza para unos adultos que han olvidados sus posibilidades (la literatura infantil actual confía en las posibilidades de los niños como “conciencia” de los adultos; véase, por ejemplo, el fantástico álbum ilustrado El jardín curioso de Peter Brown). Así pues, les explicamos el por qué de la jardinería de guerrilla. Se mostraron especialmente consternados cuando les contamos que el terreno elegido para la acción, era un solar abandonado que había sido ocupado por una asociación vecinal para hacer un huerto, pero que el dueño les había echado y había construido una valla infranqueable para evitar futuras intromisiones. “Pues que ponga él un huerto con las plantas que quiera y que los vecinos le ayuden a cuidarlas”, lógica infantil aplastante, pero lejos de la prosaica realidad adulta. Superada la fase de concienciación pasamos a la acción. Empezamos con la elaboración de las bombas de semillas (aquí tenéis cómo hacerlo), pues como el terreno a “ajardinar” tiene una valla inexpugnable solo quedaba la opción de atacar desde fuera.

IMG_20160507_140500

Nuestras bombas de semillas llevaban una mezcla de trébol, lavanda y judía, ¿os imagináis qué bonito cuando florezcan? Pero como con la chiquillería el factor nocturno no puede llevarse a cabo, solo quedaba hacerlo a pleno día y a cara descubierta. Así pues, a cara descubierta (aunque sin conseguir el factor “entusiasmante” con otros vecinos porque por allí no pasaba nadie) lanzamos en familia las 30 bombas.

semillas

lanzadores

De eso hace dos semanas, y todavía esperamos que crezcan para poder admirar nuestro jardín. Pero la acción está hecha. Si la semilla no germina en la tierra, seguro que sí lo hace en la cabeza de nuestros “guerrilleros”.

Anuncios