Vacaciones campestres: País Vasco

Estándar

Iniciamos curso y las vacaciones quedan ya muy atrás pero todavía no cuesta nada revivirlas si cerramos un momento los ojos… Entonces parece que estamos ante una inmensidad verde y azul, con un hermoso caserío a nuestra espalda… Se oye a lo niños jugar (y sus gritos no parecen tan “gritos” así en campo abierto), el quiquiriquí del gallo y algún que otro rebuzno de un burro simpático. Nada más. El mundo queda lejos, a unos 6 kilómetros y nosotros estamos perdidos entre las montañas de un recóndito y encantador lugar llamado Larrago en el País Vasco.

larrago cortadavistas larragoY  no solo el entorno natural y el propio caserío merecen nuestros elogios, sino la familia que lo regenta y su amabilidad y naturalidad en el trato con nosotros y con nuestros niños (algo que no siempre encontramos en estos sitios, aun cuando parezcan estar pensados para familias desde un principio). Aquí no molestaban los gritos de júbilo, que se acariciase al burro o a la cabra, que se hicieran equilibrios circenses en lo alto de los columpios o que se lanzasen cañonazos a la portería. Todo está bien visto, o simplemente pasado por alto, porque saben lo que son los niños. Los dueños tiene cuatro.

IMG_20160811_201248

Es más, el primer día teníamos en nuestro apartamento dos cajones con juguetes y como una de las muñecas que encandiló a O estaba desnuda no dudaron en prestarnos un trajecito para vestirla.

IMG_20160811_204442

Larrago está pensado para no salir. Parece ser que, hasta no hace mucho, también tenía una pequeña piscinita para que los peques chapotearan; será reemplazada pronto, según nos dijeron, y, entonces, estoy segura de que no habrá quien saque a los niños de allí. Sin embargo, el entorno lo merece y está lleno de cultura, arte, historia y, lo más importante, de disfrute, para empapar también a los niños de otros aprendizajes: el artístico Bosque de Oma, la lección de historia de la ciudad de Guernica, el reto físico y mental de subir los 241 escalones hasta la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, los pequeños y encantadores pueblecitos de Ea, Elantxobe o Portugalete, las piraguas en la ría de Urdaibai, las mil posibilidades de acercarse a Bilbao, las cerveceras para comer tranquilamente en familia al aire libre con vistas fantásticas y con  parque infantil incorporado (especialmente genial la de San Juan de Gaztelugatxe)…

IMG_20160812_133945

A  llevado por el entusiasmo llegó a afirmar: “¡El País Vasco, es el mejor país!”. Y no es de extrañar, porque este verano el entorno les ha permitido experimentar con algo valioso, emocionante y extraño para un niño: su libertad. R ha comprendido perfectamente que durante las vacaciones se aprende tanto o más que durante los meses lectivos.

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s