Urban art: coloreando la ciudad con tizas

Estándar

Seguimos con nuestros planes de verano, pero esta vez en exteriores. Muchas veces no podemos permitirnos sacarles más allá del parque. Pero ese sitio tan idílico del que siendo pequeñines nunca se cansan, se vuelve otra jaula cuando son un poco más mayores. “¿Otra vez al parque?”, me preguntaba R con voz cansina cada día  que bajábamos. La alarma saltó enseguida: hay que reinventarse, buscar un aliciente para que el parque vuelva a ser apetecible. Probamos primero con un clásico que nunca muere: los globos de agua.DSCN0544

 Después recuperamos otro clásico más olvidado: las chapas. Sacarlas en el parque, hacer el recorrido en la arena y tener un corrillo de niños alrededor fue todo uno.

Imagen0166Pero lo que de verdad ha triunfado es el concepto inventado por G (siempre tan chic): urban art. En profano: colorear la ciudad con tizas. Es como esos socorridos manteles de papel que te ponen en los restaurantes en los que los niños se entretienen dibujando, pero con la ventaja de que cualquier rincón de la ciudad (y del campo) valen y además permanecen, decoran e, incluso, significan. Vamos, un graffiti infantil que puede ir de lo más instintivo y ornamental a  lo más reivindicativo y chocante.  Desde que lo “inventamos” hemos ido dejando nuestra huella en todas partes. Es tan sencillo como llevar siempre las tizas encima (a poder ser de colores, que dan más juego) y aprovechar la “orografía” de la ciudad y la naturaleza. Vale cualquier cosa. Árboles:

DSCN0520

A partir de este árbol se entra en Mordor…

DSCN0523

Este árbol no nos quitaba ojo

Imagen0171 O el suelo:

Así empezamos...

Así empezamos…

Y así acabó la cosa

Y así acabó la cosa

Con un poco de imaginación todo se transforma en otra cosa:

¿Un poco de sandía?

¿Un poco de sandía?

Además, todo tiene la ventaja añadida de que con un poco de agua se va. Nadie se enfada y todos disfrutan. ¿Os atrevéis con esta propuesta de urban art? Esperamos encontrarnos vuestros dibujos por la ciudad.

Anuncios

»

  1. ¡Genialiiiiisimo!. Las tizas en mi patio son un clásico pero no me había atrevido a dejar huella fuera d casa. Me encanta la idea y a mi hijo seguro q más cuando me vea sacar una tiza del bolso.
    Gracias por compartir

    • Me alegro de que te haya gustado la idea, Paqui. Yo también temí en un primer momento que algún viandante se pusiera demasiado normativo, pero, para mi sorpresa, la gente para lo único que se para es para alabar la “obra” de los niños. La gente sorprende, pero hay que darles la oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s