Cómo empezar con el juego dramático con niños tímidos (o desmotivados)

Estándar

Ya hemos hablado muchas veces del juego dramático y sus beneficios. Ahora en casa, mencionar la palabra teatro y tener a los tres churumbeles descalzos y dispuestos en el salón es todo uno. Pero no fue siempre así. Sobre todo con el mayor R. Al principio era reacio a “entregarse” a esta tarea, a dejarse llevar por ella y lo que supone. Así que tocó inventar una estrategia de “atracción”. En el campo de las actividades teatrales para niños es muy frecuente utilizar marionetas como un paso previo a la representación física. La marioneta no es más que el equivalente del juguete o muñeco que los niños usan durante su juego proyectado, ese juego en el que manipulan a los muñecos como si estuvieran vivos, les ponen voces y los mueven dándoles vida. Todo eso lo hacen de manera espontánea, sin la intervención de un adulto y es, a su manera, tan teatral como cualquiera de las otras actividades que hacen bajo nuestra supervisión. Así que, para llevar  R a mi terreno utilicé lo que más le gusta para jugar: sus playmobil.

caballeros

Le expliqué que los que iban a hacer teatro ese día no éramos nosotros sino sus playmobil. Cogí dos y representé una pequeña escena mimada: una discusión. Los niños siguieron atentamente el desarrollo de la acción y comenzaron a lanzar hipótesis sobre lo que les pasaba a los muñecos. Enseguida comprendieron la dinámica y fueron ellos mismos los que pidieron representar la siguiente escena. Por turnos, uno mimaba una escena que había ideado previamente, solo con onomatopeyas y movimiento, no palabras, lo que hacía que las acciones tuvieran que ser por fuerza mucho más expresivas. Los demás, contemplábamos la escena y tratábamos de adivinar qué les pasaba. Ni que decir tiene, que las escenas elaboradas por ellos estaban llenas de golpes y cachiporrazos pero… ¿no es eso también la esencia de los títeres callejeros o de la mismísima Commedia de’ll Arte?

pelirrojo

Las siguientes veces que mencioné la palabra “teatro”, R, apareció directamente con los playmobil. Después, pasar  de los muñecos a hacer teatro nosotros mismos fue mucho más natural, aunque también escalonado, simplemente sugerimos que la escena que habían representado los muñecos podíamos hacerlo nosotros. Aunque manejar nuestro cuerpo es bien distinto ya había  desarrollado una meditación sobre los movimientos del muñeco para hacerlos más significativos y eso se notó en sus primeras interpretaciones.  Ahora, en increíble, como cada vez son más conscientes de su cuerpo y de cuántas maneras distintas puedes dar información con él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s