Halloween: truco o trato en familia

Estándar

Ya hemos contado otras veces que somos de los simpatizantes de la fiesta de Halloween. Es un invento americano, sí; pero a veces los americanos tienen razón.

DSCF4437

Nuestra calabaza de este año

Desde luego es una ocasión fantástica para disfrazarse, jugar y, sobre todo, reírnos de nuestros miedos. Eso es lo que hicimos ayer en casa. Comenzamos con los preparativos durante la semana: R quería ir de Frankenstein (está muy impresionado por la historia de Mary Shelley, ¡nos ha salido un intelectual!). Así que nos pusimos manos a la obra con el disfraz casero de Frankie: DSCF4432Basta una caja (en nuestro caso de Panettone) pintada de verde, a la que le pegas las cejas (de goma eva), el pelo (retales de tela vieja), sin olvidarnos de los tornillos (dos parte superiores de botella de agua mineral de medio libro pintados de plateado). Y, voilá, ya tenemos nuestro casco/cabeza de Frankenstein:

DSCF4438A quería ir de esqueleto… ¡es una suerte que hace 4 años R también decidiera ir de esqueleto! En esto ya teníamos el trabajo hecho: simplemente una camiseta negra con el torso de huesos pintados y maquillaje:

huesitosO tuvo que conformarse con que eligiéramos el disfraz por ella: fantasma. Muy sencillo también con un body pintado:

DSCF4434Y un tutú. El disfraz es muy simple y el resultado depende de la “percha”. Pero a O le sobra gracia… ¡juzgad vosotros mismos!

sustina

 Y una vez disfrazados… ¡a jugar! Llegaron todos los amiguitos y sus papás y mamás y, como es costumbre ¡jugamos en familia!

La mejor prueba: el encantamiento “ridiculus” inspirado por Harry Potter y el prisionero de Azcaban.

Todos los presentes escribieron en un papel su mayor miedo. Después pensaba en secreto una manera de transformar con humor ese miedo. A continuación uno de los asistentes cogía uno de los papeles y debía interpretar ese miedo gestualmente: un lobo, la muerte, arañas, etc. Cuando el “dueño” del miedo lo reconocía debía gritar “Ridiculus” y la manera de ridiculizarlo: un lobo con tos, la muerte bailando claqué, arañas atrapadas en barro… El actor debía interpretar esa transformación y lo que había comenzado con miedo acababa con risa.

Y esto solo fue el comienzo: probar la salsa del diablo (picantísima) sin pestañear, hacer el truco o trato por el edificio, buscar el tesoro escondido en la casa por los lugares más temibles (debajo de la cama, dentro del armario, etc.). Jugamos, comimos y creo que todos nos divertimos. ¡Adiós miedos! ¡Hola Halloween!

Anuncios

»

  1. ¡Que divertido todo!
    El proximo año me apunto que a mi Halloween me encanta y si encima lo juntas con Harry Potter mas aún😊.
    Muchos besos a todos.

  2. Pingback: Juego dramático: diversión integral en familia | Creatificando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s