Vacaciones campestres (I): El Tejarejo (Valle del Tiétar)

Estándar

No damos muchas noticias… ¡porque estamos de vacaciones, claro!

¡Ah, las vacaciones! Momento inmejorable pra explorar otros modos de vida, un ritmo vital más acorde con nuestras pulsaciones, y, para los que somos padres, disfrutar a tope de nuestros hijos.

Volvemos ahora de una memorable estancia en la casa rural El Tejarejo. Perfecta para ir con niños. Perfecta para ir con toda la familia (como ha sido nuestro caso). Perfecta para una estancia romántica. Perfecta para ir con amigos. Pocos sitios encajan tan bien con situaciones tan distintas… ¡y este lo hace con todas a la vez!

El Tejarejo es una finca inmensa, a medio camino entre Ávila y Toledo. Aislada del mundanal ruido. El conjunto total está formado por una casa temática (ambientada en culturas del mundo: Persia, África, India…) y un hotel rural cuyas habitaciones tienen la singularidad de estar tituladas… ¡como las novelas ejemplares de Cervantes! (buen detalles si albergas a filólogos… y nosotros ¡llevabamos tres!). Y aunque ambas casas son encantadoras, cuidadas hasta el más mínimo detalle, lo verdaderamente magnífico es el entorno. La naturaleza de la Sierra de Gredos pone la mitad del encanto, pero la propia finca y sus detalles ponen la otra mitad. Un camino enlosado separa las dos casas; a derecha e izquierda el caminante puede ir topándose con lámparas redondas que surgen de la tierra como setas mágicas.

Las bombillas mágicas de El Tejarejo, vistas a través de la cámara de R

Las bombillas mágicas de El Tejarejo, vistas a través de la cámara de R

Además, la mirada tropieza una y otra vez con los cientos de figuras y esculturas de cerámica que engalanan la finca: caracoles, patos, tortugas, niños, cohetes, casas, bustos… todo lo imaginable hecho cerámica.

O reta a la muñeca de cerámica; el resto, al fondo, juegan a los bolos

DSCF3893

R “Kingkongneando”…

Genial es también el tres en raya “natural” construido con tocones de árboles y piedras pintadas: sencillo y magnífico.

A haciendo pesas con las fichas del tres en raya

A jugando al tres en raya

Para las delicias de los niños (y de los mayores) la casa cuenta con un montón de juegos al aire libre (petanca, bolos, futbolín, rana, ping-pong, bádminton, mini golf) y otros tantos para jugar si el rigor del sol o la lluvia impiden disfrutar del entorno (billar, juegos de mesa, etc.).

El capítulo “animal” tampoco es su punto débil: tortugas, un estanque con peces y una granja con gallinas enanas, palomas, pichones, pavos… Y por supuesto, ¡piscina!

¡Al agua patos!

¡Al agua patos!

Y otros de los puntos fuertes de El Tejarejo son las manos y la amabilidad y simpatía de sus cocineras (si había cocineros, no los vimos…). Chuletillas de cordero, gazpacho de remolacha, chuletón de ávila, patatas revolconas, carillas, ¡Ummmmm! Hemos traído la panza bien satisfecha.

Vamos, que no hemos salido de El Tejarejo. Completamente recomendable si quieres disfrutar de tu familia en plena naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s